La Organización Mundial de la Salud (OMS) no aprueba que la vacunación contra la covid-19 sea obligatoria en ningún país por más que promueva la importancia de inmunizarse. Así lo hizo saber el organismo dependiente de Naciones Unidas ante el hecho de que varios países estén considerando imponer su obligatoriedad.

«En general, la OMS se opone a cualquier vacunación obligatoria», resumió en una conferencia de prensa la portavoz de la organización Fadela Chaib. La vocera remarcó que «debe explicarse a la población general cómo funcionan las vacunas, y lo importantes que son» más que establecer su obligatoriedad.

Chaib señaló, además, que las vacunas son sólo «una de las varias herramientas que tenemos en nuestras manos» para combatir la pandemia de coronavirus. Lo dicho por la vocera de la OMS va en línea con lo que expertos de la organización reiteraron a lo largo de este año: que las vacunas son fundamentales, pero no bastan en la lucha contra el coronavirus y deben combinarse con las medidas sanitarias que ya el pasado año se generalizaron para frenar los contagios.

Entre las medidas que indican los especialistas de la OMS para frenar la propagación del SARS-CoV-2,  están el uso de barbijo, el lavado frecuente de manos, la ventilación de los hogares,  el distanciamiento y evitar lugares concurridos.

Países que analizan la obligatoridad de la vacuna

El uso de medidas coercitivas para aumentar el número de vacunados es considerado como una alterniva frente a la pandemia por países como Alemania, el Reino Unido y Estados Unidos. En cada uno de esos países hay sectores que rechazan la imposición de la obligatoriedad de la vacuna contra la covid.

Por ahora se han administrado en el mundo unos 4.400 millones de dosis de la vacuna contra la covid. En países como España, Francia, Canadá, Reino Unido o Alemania el porcentaje de personas ya completamente vacunadas ronda el 60 % (baja al 50 % en Estados Unidos), mientras que en muchas naciones de bajos ingresos apenas alcanza el 1 %.